Saltar al contenido

¿Sabías que el Alzheimer es un tipo de demencia?

Alzheimer

El Alzheimer se suele relacionar con la falta de memoria. Sin embargo, la realidad es que este padecimiento es mucho más serio de lo que suponemos.

En consecuencia, podrás estar alerta ante los síntomas y buscar atención médica oportuna.

La demencia es una afección que produce el deterioro de la función cognitiva. Lo que trae como resultado que a capacidad de procesar el pensamiento se altere. Es por ello que, las personas que la padecen presentan cambios repentinos en su comportamiento, pensamientos y memoria. El Alzheimer es la forma más común de la demencia. Por eso en este post, te daremos datos importantes sobre esta enfermedad.

Alzheimer
Imagen recuperada de: www.pixabay.com

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad cerebral que afecta la memoria. Así como, el comportamiento y el pensamiento. Esta afección avanza de manera gradual, agravándose con el paso del tiempo.

Si bien es cierto que uno de los factores de riesgo es la edad avanzada, ésta última no es el único factor determinante. Pues, en algunas personas, el Alzheimer se manifiesta de manera temprana o precoz.

Otro dato importante es que esta enfermedad, en su fase temprana, no origina mayores dificultades a quien la padece. Todo comienza con olvidos constantes y cambios repentinos del humor o del comportamiento habitual. No obstante, en su fase terminal, afecta de tal forma a la persona, que le impide la ejecución de tareas cotidianas como hablar, caminar y hasta tragar. Igualmente, impide sus relaciones con las demás personas del entorno, pues les crea dificultades para reconocerlas y confiar en ellas, aun cuando se  trate de sus propios familiares.

Síntomas del Alzheimer

El Alzheimer es un tipo de demencia que afecta, mayoritariamente a personas mayores de 65 años. Por lo tanto, llega a ser, la principal causa de que los adultos mayores necesiten ser cuidados. Entre los síntomas más importantes de la enfermedad, tenemos:

Problemas de la memoria

Que se evidencian por la dificultad del afectado para recordar aprendizajes recientes. Esta característica se agrava de manera gradual, hasta el punto de interferir en las actividades cotidianas del paciente. Por ejemplo, sostener una conversación o responder a distintos estímulos del entorno.

Cambios repentinos de humor

La persona puede pasar de la alegría a la tristeza de forma repentina y sin motivo aparente, por ejemplo. Igual ocurre con el resto de las emociones.

Alteraciones del comportamiento

Lo cual afecta su desenvolvimiento cotidiano. Una persona que tenga Alzheimer puede olvidar usar el baño y orinar o evacuar en cualquier parte.

Alzheimer
Imagen recuperada de: www.pexels.com

Desorientación

Los enfermos de Alzheimer se sienten perdidos frecuentemente, aún estando en lugares conocidos. Inclusive en su propia casa, pueden pasar largos períodos dando vueltas en la habitación sin recordar cómo salir de ella, o como ir a otro espacio.

Confusión

Sobre todo en relación a personas cercanas, lugares, fechas. Incluso se pierde la capacidad para recordar nombres

Temor

 Imposibilidad de reconocer a familiares, amigos y conocidos en general. Lo que les genera suspicacias y la sensación de que les quien hacer daño.

Dificultad

Para realizar actividades mentales básicas como el cálculo, lenguaje, comprensión y el juicio. Hasta una operación sencilla de adición se puede volver un reto imposible para ellos.  

Problemas para comunicarse

También pierden las habilidades para comunicarse con los demás. Esto debido a que olvidan hasta el lenguaje.

Descuido del aseo personal

No logran recordar si se bañaron o no. Así mismo, si están peinados o se cambiaron la ropa. Por lo que su apariencia personal puede sufrir importantes cambios.

Depresión

Ya que se produce un descontrol emocional y social. Una persona que padezca la enfermedad puede atacar a otro, o simplemente, sentirse amenazada, sin que esto sea real. También se ve afectada la motivación. Como resultado, se aíslan del resto de las personas.

Agresividad

Hacia el final de la enfermedad, el paciente puede tornarse agresivo. Por lo tanto, se vuelven personas difíciles de controlar.

 ¿Por qué se pierde la memoria?

La memoria tiene que ver, principalmente, con el correcto funcionamiento de las neuronas o células nerviosas. No obstante, como cualquier sistema, puede sufrir averías. Cuando estas fallas ocurren, las neuronas se ven seriamente afectadas y mueren, desencadenando daños irreparables en el cerebro. Lo que trae como consecuencia, cambios en la personalidad, pérdida grave de la memoria y dificultades para realizar las tareas cotidianas.

La persona que padece demencia, en cualquiera de sus formas, es una persona que sufre. Pues, su dificultad para recordar les crea confusión y desorientación. Lo cual los hace sentirse perdidos y solos. Del mismo modo, por su mismo padecimiento pueden llegar a ser agresivos. Volviéndose, un peligro, tanto para sí mismos, como para las personas que los rodean. Así que necesitan de cuidados asistenciales y cuidados permanentemente.

Algunas familias optan por internar a sus enfermos. No obstante, la mayoría de las instituciones mentales cobran grandes sumas por sus servicios.

La mayoría de los enfermos de Alzheimer y demencia en general, son cuidados por sus familiares. Al ser una enfermedad que compromete los procesos mentales del afectado, origina también un gran desgaste físico y emocional del cuidador. Por lo tanto, es importante que tanto el paciente como el familiar que está cuidándolo reciban atención médica.

Según datos aportados por la Organización Mundial de la Salud:

«La demencia afecta a nivel mundial a unos 50 millones de personas, de las cuales alrededor del 60% viven en países de ingresos bajos y medios. Cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos.

Se calcula que entre un 5% y un 8% de la población general de 60 años o más sufre demencia en un determinado momento»

Tratamiento

Aun no se tiene aún un  tratamiento definitivo para la cura del Alzheimer. No obstante, diversas instituciones dedicadas a la investigación de esta enfermedad, como la Alzheimer’s Association recomiendan:

Acometer una exhaustiva evaluación médica temprana ante alguno o varios de los síntomas de la enfermedad. Esto con el fin de obtener un diagnóstico que posibilite el tratamiento y seguimiento del paciente afectado.

Realizar el diagnóstico oportuno de otras enfermedades que pudiera estar padeciendo el paciente a la par del Alzheimer. De forma tal, de ofrecerles tratamiento y cuidados pertinentes.

Ofrecer apoyo médico y psicológico también a los cuidadores de los afectados por la enfermedad.

¿Cómo reducir las posibilidades de sufrir de Alzheimer o demencia en cualquiera de sus formas?

Los hábitos saludables son, sin  dudas, el camino idóneo para conservar la salud. Por lo tanto es recomendable:

  • Evitar el sobrepeso
  • Mantener niveles controlados de colesterol, triglicéridos y glucosa.
  • Practicar alguna actividad deportiva
  • Consumir alimentos sanos y balanceados.
  • Aprender nuevos oficios que permitan poner de manifiesto las habilidades que posea la persona.

Es importante también, mantener un control médico riguroso en caso de padecer de hipertensión arterial o diabetes. Pues, ambos padecimientos son factores de riesgo de la demencia.

Si sospechas que tú o algún miembro de tu familia puede tener la enfermedad, busca ayuda. ya que, si bien es cierto que no hay una cura definitiva, también es verdad que se puede ofrecer mejor calidad de vida a los pacientes.

Blog de actualidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar